Días hábiles


Busco una razón sencilla
para seguir concentrado,
un reflejo en el agua
para reconocer mi imagen,
y que suene la voz en el curso del río.
Busco la puerta abierta
por la que escapar cada tarde,
cuando te das la vuelta
y distraes la mirada plomiza.
Busco un camino si tengo que volver
y una vereda si quiero perderme,
nada gratuito, ni casual,
busco un lugar donde no duela,
que calme un punzón de impresiones,
un remedio a esta deriva de abulias diurnas.
No volveré a aceptarlo,
he roto un contrato con la nobleza,
vuelvo al vulgo.
Busco una arista,
un cabo henchido,
un océano por delante,
un reflejo en el agua,
así es el estío.
Me empuja el calor y necesito descanso.
Lleno la maleta de días,
las noches las coloco en las sorpresas,
me marcho lejos,
a mirar otros ojos.
Me voy con los míos,
a regalarles tiempo.-



3 comentarios:

râga dijo...

tal vez lo halles si dejas de buscarlo...

bello poema

dos besos

Jorge Luna dijo...

Hola

Felicidades por tu blog

por si te interesa aqui tienes

http://www.muertosinquietantes.blogspot.com/

literatura neovanguardista

¡espero comentarios!

hasta pronto

Vicente Pozas dijo...

gracias por tu comentario. Engancho tu blog y los pongo en favoritos. Sigue con tu poryecto

Vicente